Momentos de Cocentaina

 

. Al acercarte a Cocentaina su castillo gótico —como una torre de vigilancia grande— es visible casi desde cualquier lado. El incendio que días atrás se desató en la vertiente opuesta del Montcabrer, saltó por encima del espinazo de la Mariola pero fue contenido allí. La normalidad en las calles de Cocentaina es completa pero, de vez en cuando, un hidroavión mancha de amarillo el cielo impávido: acude desganado, casi por mera formalidad, a apagar el brasero del otro lado, con un sello estampado en la cola. Sigue leyendo
Anuncios

EL ÁRBOL DE LOS AMIGOS

El árbol de los amigos

“Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino. Algunas recorren todo el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar, mas otras apenas las vemos entre un paso y otro. A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos. El primero que nace del brote es nuestro papá y nuestra mamá, nos muestra lo que es la vida. Después vienen los amigos hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros. Sigue leyendo

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD…

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad….

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez.

Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… amor hacia uno mismo. Sigue leyendo

Lo Bueno y Lo Malo – Categorías del Estado Mental

Todo ser es espiritual, si con ello queremos decir aquello que participa en la naturaleza de Dios; esto es, aquella energía vibratoria dual que todo lo compenetra. En el ser, la totalidad es buena inherentemente, pero puesto que el ser en sí no tiene necesidades ni valores, nada es bueno ni malo ‘per se’. A pesar de todo, todas las cosas fragmentariamente pueden ser tenidas relativamente como buenas o malas ‘per accidens’.  Para que algo sea llamado bueno, pues, es necesario que trascienda las cualidades de otra cosa en comparación. Lo bueno entonces es una noción de la mente del hombre, un resultado de la evaluación de la existencia en relación consigo mismo. Lo bueno y lo malo así existen solamente en el mundo mental. Ya que este mundo mental es consecuencia de la clase de organismo que el hombre es, nunca es posible eliminar la idea de lo bueno y lo malo así como tampoco posible descartar el pensamiento del tiempo y el espacio. Sigue leyendo

Encuentro de uno mismo

Se afirma que el el frontón del antiguo templo de Delfos, al pie del Parnaso, existía una inscripción griega, “gnothi seauton”,… Conócete a ti Mismo. Y conocer quiere decir averiguar por el ejercicio de las facultades intelectuales, la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas, percibir el objeto como distinto de todo que no es él.

…Para conocerse a sí mismo, un hombre debe antes encontrarse, reconocerse como es, y no como se ilusiona que es. Por tanto, debe prepararse para confesarse con sinceridad de como es ahora y aquí, sin evasiones, sin temor Sigue leyendo

ELECCION DE SAN HIPOLITO COMO PATRON DE COCENTAINA

La historia de cómo San Hipólito fue elegido patrón de Cocentaina, está fundamentada en los documentos del Archivo Histórico Municipal de Cocentaina que hacen referencia directamente al santo o a la fiesta que ordinariamente se celebra,desde el año 1600.
 A finales del año 1590 y en la primera mitad del 1600, Cocentaina sufre en las carnes de sus habitantes el peor azote que devasta la población: la  peste.
IMG
 La gente muere sin que la medicina pueda aportar ningún remedio.
 El contagio, entre personas desnutridas, se extiende por todos lados. La población consideraba que la enfermedad estaba causada por un castigo divino por lo que necesitan la invocación de algún santo que interceda a favor de los contestanos por pedir clemencia divina Sigue leyendo